BlogVolver al blog

Las complicaciones de un trauma ocular

21 de febrero, 2020 0
El trauma ocular se refiere a un traumatismo originado por elementos que hieren o penetran el globo ocular o sus estructuras periféricas, ocasionando daño o incluso la pérdida del ojo. ¿Qué hacer en caso de un golpe?

El traumatismo ocular es motivo de consulta ante un accidente, agresión física o deporte. Puede ser causado por un cuerpo extraño, hasta una herida penetrante que deje, como secuela, una discapacidad ocular.

“Ante un trauma ocular, hay que siempre realizar un examen oftalmológico exhaustivo, pues pueden existir lesiones graves sin pérdida inmediata de la visión”, explica el doctor Alejandro Lutz, oftalmólogo del Centro de la Visión de Clínica Las Condes.

 

Síntomas de un trauma ocular



Si bien, la recomendación es siempre consultar con un especialista, es importante estar atento a distintas señales, tales como:

 
  • Cambio en la agudeza visual.
  • Cambio en la apariencia del ojo o de los anexos: aumento de volumen, hemorragia, secreción de líquido viscoso.
  • Dolor persistente.
 

Tipos de lesiones



Según el doctor Lutz, existen distintos tipos:

 
  • Traumas contusos o cerrados: el ojo no se rompe.
  • Traumas abiertos: existencia de una herida en el ojo.

“Los traumas contusos o cerrados son habitualmente menos graves y van desde el cuerpo extraño que se introduce en el ojo, hasta el golpe violento con un elemento contuso como una pelota de tenis o golf, los que pueden provocar un gran daño al ojo”, explica el doctor Lutz.

Por otro lado, el oftalmólogo agrega que los traumas abiertos son más graves y requieren reparación quirúrgica inmediata por el riesgo de infección. “Habitualmente requieren más de una cirugía para preservar cierto grado de visión, o incluso para conservar el ojo como órgano. Sin embargo, en traumas muy severos no queda más remedio que una enucleación o retiro del ojo, por la imposibilidad de repararlo”, dice el especialista.

 

Trauma ocular grave: pérdida del ojo



El trauma ocular grave se define como una lesión aguda sobre el globo ocular y sus estructuras, con riesgo de compromiso de la función visual originada por mecanismos contusos, penetrantes u otros.

“Hay muchos elementos de la vida cotidiana que pueden provocar traumas oculares graves. Las fuentes más importantes son la actividad laboral, como por ejemplo martillar un clavo sin protección y que un trozo penetre al ojo. También están las actividades deportivas como en el tenis, golf, fútbol, polo u otros donde haya elementos que se desplacen a alta velocidad, provocando mucho daño. También están los traumas oculares que hemos visto últimamente, donde armas no letales, como balines de goma o plástico aparentemente inofensivos, ingresan al ojo, provocando la pérdida del órgano”, indica el doctor Lutz.

 

¿Qué se debe hacer ante un trauma grave?



Hablar de atención oportuna es lo más importante. “Hay que tener presente que no se puede tocar el ojo, ni colocar gotas, ungüentos o un parche. Además, se debe acudir inmediatamente a un oftalmólogo con experiencia en trauma ocular o al Servicio de Urgencia más cercano”, señala.

 

Tratamiento y recuperación



Según el especialista, la prevención es clave. De esta forma, hay que usar siempre protección ocular ante cosas tan cotidianas como utilizar clavos o cortar madera con un serrucho. “Lo mismo para deportes de alto riesgo donde exista una pelota pequeña viajando a alta velocidad”, agrega.

El tratamiento es diferente para cada caso de trauma:

 
  • Cuerpo extraño: se remueve y en 24 horas no hay síntomas.
  • Traumas severos: involucran cirugía y láser, lo que tarda meses, hasta años, en resolverse.
  • Traumas contusos: inicialmente no muestran mayor gravedad, pero en meses, o incluso años, pueden dar origen a desprendimientos de retina.

“Por esta razón, ante un trauma ocular moderado a severo, siempre debe existir un control prolongado. Por otra parte, es importante el examen detallado del paciente, pues no es raro que un examinador inexperto pueda pasar por alto alguna lesión importante”, finaliza el doctor Lutz.
Califíca este artículo:
12345
Promedio: 5

Noticias relacionadas

Oftalmólogo revisando una paciente

Trombosis retinal: factores de riesgos y tratamiento

27 de marzo, 2020 0

La trombosis venosa retinal se produce por la obstrucción u oclusión de una vena retinal, impidiendo el paso de la sangre a través de ella.

Leer más
Paciente hombre joven siendo evaluado por oftalmólogo

Glaucoma: La detección temprana es fundamental para un tratamiento adecuado

19 de marzo, 2020 0

El glaucoma es una enfermedad del nervio óptico, que es crónica y progresiva si no se trata de manera adecuada. Es la principal causa de ceguera irreversible en el mundo y se estima que este año, 2020, habrá 80 millones de personas en el mundo con esta patología.

Leer más