BlogVolver al blog

Mujer consultado a su oftalmólogo en su oficina

¿Qué debo considerar para una cirugía de cataratas?

07 de febrero, 2020 0
Es la primera causa de ceguera en el mundo, responsable de un 48% de los casos.

La catarata es la opacidad y endurecimiento del cristalino, cuya causa más común es el envejecimiento, por lo que aparece a partir de los 50 años. Sin embargo, puede comenzar a cualquier edad, incluso en niños, manifestándose con el empeoramiento de la visión que, generalmente, progresa lentamente y puede llegar a la ceguera. La buena noticia es que es tratable.

“El estándar mundial es hacer cirugía mínimamente invasiva con heridas muy pequeñas y microinstrumentos que puedan entrar al ojo por estas pequeñas aperturas. Esos instrumentos especiales están disponibles en muy pocos centros oftalmológicos”, explica el doctor Mauricio Cabezas, oftalmólogo del Centro de la Visión de Clínica Las Condes.

De esta forma, el lugar a elegir es uno de los puntos que hay que considerar al tratar las cataratas. La segunda, tiene que ver con el apoyo intraoperatorio de la tecnología.

“Los reales avances en la técnica de cirugía de catarata no se relacionan con el ultrasonido o con el láser, como la gente erróneamente pudiese pensar, sino que tiene que ver con el apoyo en tiempo real de nuevos dispositivos intraoperatorios que entregan por realidad aumentada información al cirujano y guían, por ejemplo, el implante del lente intraocular”, dice el especialista.

Por ejemplo, en el Centro de la Visión contamos con la tecnología "Callisto eye", un computador conectado a los lentes del microscopio con que opera el cirujano, que indica a través de realidad aumentada y con increíble precisión la posición exacta de las estructuras del ojo”, explica.

La tecnología permite mostrarle al especialista dónde debe hacer las pequeñas incisiones en la córnea, dónde debe hacer la capsulorexis, y le muestra en tiempo real en qué eje implantar el lente intraocular.

“También existen nuevos dispositivos intraoperatorios que nos permiten calcular y corregir la potencia del lente a implantar en el paciente. El equipo ORA permite hacer lo anterior, y es un tremendo apoyo al operar casos complejos”.

El tercer punto a considerar es la experiencia y entrenamiento recibido por el cirujano. “Hoy es asequible esa información en internet y mi recomendación es que los pacientes investiguen un poco sobre el doctor que los va a operar”, finaliza el doctor Cabezas.
Califíca este artículo:
12345
Promedio: 5

Noticias relacionadas