BlogVolver al blog

Mujer siendo evaluada por un oftalmólogo

Uveítis: causas y diagnóstico

16 de marzo, 2020 0
La uveítis es la inflamación de la capa media del ojo que, de no tratarse, puede causar daño al sistema visual y, por consecuencia, la pérdida de la visión. Conoce en qué consiste.

La uveítis corresponde a la inflamación de la capa intermedia del ojo, que está situada entre la esclera por fuera y la retina por dentro.

Según el doctor Pablo Sabat, oftalmólogo del Centro de la Visión de Clínica Las Condes, las causas de la uveítis pueden resumirse en 3 grandes grupos:
 
  • Infecciosas: producida por virus, bacterias, entre otros.
  • Autoinmunes o autoinflamatorias: esto ocurre cuando nuestro propio sistema inmunológico reacciona incorrectamente contra tejidos propios.
  • Idiopáticas: cuando no se encuentran las causas que expliquen la inflamación.
 

Síntomas de la uveítis



Los síntomas más frecuentes incluyen ojo rojo, dolor, fotofobia (dolor ocular con la luz) y baja de visión. “Sin embargo, en algunos casos puede ser completamente asintomática, como es el caso de la uveítis asociada a la artritis juvenil idiopática”, explica el doctor Sabat.

Por otro lado, el especialista explica que la uveítis puede presentarse en la parte anterior, intermedia o posterior. “Pero la más común es la anterior. Es decir, cuando la inflamación está en la parte de adelante del ojo, pudiendo pasar a cualquier edad”, dice.
 

Diagnóstico y tratamiento



El diagnóstico de uveítis se hace mediante el examen físico realizado por el médico oftalmólogo. No obstante, para la búsqueda de la causa de la uveítis y evaluación de alguna de sus complicaciones, pueden ser necesario realizar algunos exámenes.

En el caso del tratamiento, dependerá del nivel de inflamación, visión, presencia de complicaciones y asociación a enfermedades sistémicas. “También se debe considerar la edad del paciente y patologías concomitantes”, agrega el especialista.

Las uveítis más leves pueden ser tratadas con colirio de corticoides, pero algunos casos más severos pueden requerir además el uso de corticoides por vía sistémica, inyecciones oculares de corticoides, e incluso tratamiento inmunosupresor.

El tiempo de recuperación es variable. Mientras algunas pueden mejorar en unos pocos días, algunas se pueden extender durante varios meses, por eso es importante darle un seguimiento adecuado, para una óptima recuperación.
Califíca este artículo:
12345
Promedio: 0

Noticias relacionadas

Oftalmólogo revisando una paciente

Trombosis retinal: factores de riesgos y tratamiento

27 de marzo, 2020 0

La trombosis venosa retinal se produce por la obstrucción u oclusión de una vena retinal, impidiendo el paso de la sangre a través de ella.

Leer más
Paciente hombre joven siendo evaluado por oftalmólogo

Glaucoma: La detección temprana es fundamental para un tratamiento adecuado

19 de marzo, 2020 0

El glaucoma es una enfermedad del nervio óptico, que es crónica y progresiva si no se trata de manera adecuada. Es la principal causa de ceguera irreversible en el mundo y se estima que este año, 2020, habrá 80 millones de personas en el mundo con esta patología.

Leer más