¿Que es el Glaucoma?

Es un grupo de enfermedades oculares en las cuales hay un daño progresivo del nervio óptico que lleva a un compromiso irreversible del campo visual y ceguera. Los glaucomas se pueden dividir en primarios y secundarios.

 
  • Los glaucomas primarios se pueden clasificar en de ángulo abierto (GPAA) y por cierre angular (GPCA). Se diferencian unos de otros por la anatomía del segmento anterior del ojo

glaucoma
 

Los glaucomas en general se desarrollan de manera lenta (meses o años) y asintomática, pero existe uno en particular que se presenta de manera aguda y muy sintomática, este último es el glaucoma agudo por cierre angular. Es de muy baja frecuencia presentándose en personas de riesgo, habitualmente mujeres mayores de 50 años e hipermétropes (ojos cortos). Los síntomas característicos son ojo rojo y dolor intenso en el ojo asociado a una baja brusca de visión. Es una urgencia que requiere manejo inmediato para prevenir daño.

¿Cómo se produce?

El glaucoma se produce como consecuencia del daño irreversible de una estructura especifica, los axones de las células ganglionares, encargados de llevar la información visual desde la retina al cerebro. La presión intraocular elevada (presión dentro del ojo) es uno de los factores conocidos más importantes en la génesis del daño.

 

Es importante destacar que no es requisito que este la presión elevada dentro del ojo para que ocurra el glaucoma, de hecho esta enfermedad puede ocurrir con presión absolutamente normal, lo que conocemos como glaucoma de tensión normal, muy frecuente en algunas regiones geográficas como Japón.

¿Puedo tener Glaucoma?

Cualquier persona puede desarrollar glaucoma durante su vida, pero existen grupos donde esta enfermedad aparece con mayor frecuencia. Dentro de los factores de riesgo que aumentan la probabilidad a padecer glaucoma están:

 
  • Historia Familiar: Existencia de familiares que hayan padecido glaucoma, especialmente los de primer grado.
  • Edad: sobre 50 años la edad juega como factor de riesgo , el cual aumenta de manera marcada al pasar los 70 años.
  • Miopía: Problema de visión a la distancia (ojos largos)
  • Cornea delgada: paquimetría (grosor corneal) inferior a 550 micras
  • Presión intraocular elevada, mayor a 21 mmHg
  • Excavación aumentada en la cabeza del nervio óptico (papila)
¿Cuáles son los síntomas?

Lamentablemente el glaucoma es una enfermedad asintomática, es decir no presente síntomas que permitan saber si se tiene la enfermedad. En etapas precoces a moderadas del glaucoma, la persona no desarrolla síntomas y es solo en las etapas avanzadas donde puede aparecer defectos del campo visual perceptibles o deterioro de la agudeza visual. Se piensa que en países como Chile mas del 50% de personas que tienen glaucoma desconocen su condición.

 

Durante los estadios iniciales y asintomáticos se genera un daño progresivo e irreversibles. Es en estas etapas donde el oftalmólogo, mediante un examen de fondo de ojo evaluando el nervio óptico, puede sospechar o diagnosticar glaucoma. Por lo anterior es de vital importancia el control preventivo en todas las personas, especialmente aquellas que posean factores de riesgo.

 

nervio óptico

 

El nervio óptico glaucomatoso muestra una excavación central (área central mas palida) aumentada. Esto traduce la muerte de axones de las celulas ganglionares.

¿Cómo saber si tengo Glaucoma?

La manera de saber si se tiene glaucoma es mediante un examen hecho por un oftalmólogo. El médico sospechara glaucoma al observar ciertos signos característicos en el nervio óptico al hacer un examen de fondo de ojo. De sospecharse glaucoma se pedirán algunos exámenes que permitirán apoyar la hipótesis diagnostico y objetivar el daño.

 

Cabe mencionar que no siempre se puede hacer el diagnóstico de manera inmediata, en un número importante de casos se requiere de un periodo prolongado de tiempo (1 a 4 años) para estar seguro que se esta en presencia de glaucoma.

 

Dentro de los exámenes solicitados por el oftalmólogo frente a la sospecha o diagnóstico de glaucoma se encuentran:

  • Campo visual computarizado
  • Paquimetría corneal
  • Tomografía de coherencia óptica u OCT
  • Presión intraocular: este examen es habitualmente realizado por el oftalmólogo durante la consulta medica.
 

Defecto de capa de fibras (delimitado por flechas rojas) al examen de fondo de ojo.


¿Cuál es el tratamiento?

Todo tratamiento en glaucoma busca bajar la presión intraocular ya que la evidencia científica ha demostrado que eso permite endentecer al máximo o detener la progresión de la enfermedad.

 

La manera de bajar la presión dentro del ojo tiene hoy en día múltiples alternativas.

 

El tratamiento inicial más frecuente son las gotas hipotensoras (que bajan la presión del ojo). En algunos casos también es posible realizar un tratamiento con láser (trabeculoplastía) cuyo efecto hipotensor es similar a las gotas en cuanto a potencia, pero su efecto es más limitado en el tiempo (1 a 5 años).

 

En las personas que no responden a las gotas o se hacen refractarias a ellas, existen también cirugías para glaucoma, cuyo objetivo es disminuir la presión intraocular mediante el aumento de drenaje del liquido que llena el ojo, Humor Acuoso. La cirugía de drenaje tradicional es la trabeculectomía (ver trabeculectomía), en casos donde esta ha fallado o es de alto riesgo su realización, existe la alternativa de los implantes de drenaje para glaucoma (ver implantes de drenaje para glaucoma).

 

Recientemente han aparecido en el mercado dispositivos para cirugía de glaucoma mínimamente invasiva. Este grupo de dispositivo conocido por su sigla del ingles MIGS (Minimally Invasive Glaucoma Surgery) buscan bajar la presión intraocular potenciando la vía fisiológica de drenaje del humor Acuoso o creando una vía alternativa de drenaje. Su uso esta asociado casi siempre a la cirugía de cataratas.

 

El láser, como se menciono, también es una alternativa para bajar la presión intraocular pudiendo actuar de dos maneras. Una de ellas es potenciando el drenaje del Humor Acuoso, que es lo que hace la trabeculoplastía. La otra alternativa es la ciclofotocoagulación que busca disminuir la producción del liquido que llena el ojo. Este láser se puede aplicar externamente sobre la esclera (pared del ojo) lo que se conoce como ciclofotocoagulación transescleral, o por vía intraocular mediante un endoscopio, lo que se conoce como endociclofotocoagulación o ECP.